¿Cuáles son los alimentos más peligrosos para la salud de tu perro? El chocolate puede causar desde la excitabilidad, el vómito y diarrea, hasta taquicardia, convulsiones, y la muerte de tu mascota

marzo 4, 2017

No Comments

Queda estrictamente prohibido el chocolate

El chocolate suele ser un gusto que las personas se dan. ¿Por qué no compartir el bienestar que provoca con tu fiel compañero? Porque puede ser grave para su salud.

Tal como explica Montero, en pequeñas dosis, el chocolate le podría provocar esofagitis por reflujo. Y en porciones mayores, los síntomas van desde la excitabilidad, el vómito y diarrea, hasta taquicardia, convulsiones, y la muerte del perro.

Esto se debe a la teobromina, una sustancia que en las personas provoca placer al ser estimulante; pero que en perros (y también en gatos) es tóxica, ya que no la pueden metabolizar. “Mientras más cacao contenga el chocolate, más tóxico será para la mascota. El chocolate amargo, por ejemplo, contiene 0,5% de teobromina, por lo que un perro de 10 kilos mostraría signos de intoxicación al ingerir desde 225 gramos de esta golosina”, dijo la especialista.

En cuanto a los dulces, Montero pide atención en aquellos que tienen un edulcorante llamado Xilitol, ya que en un animal provoca la estimulación de la secreción pancreática de insulina, produciendo a su paso hipoglucemia (baja de azúcar en la sangre).

Cuidado con tu mascota si le echaste ajo o cebolla a la comida

“Los perros sufren con varios alimentos que nosotros utilizamos para alimentación humana”, insistió la veterinaria, dando como ejemploslas uvas y pasas (causan insuficiencia renal, vómito, diarrea y letargo); la papa y laurel, por ser también tóxicos para ellos; los lácteos en todas sus variedades (ellos no tienen la enzima que digiere la lactosa); la palta, que incluso puede afectarle las vías respiratorias; y los más evidentes: el café y el alcohol, que pueden provocar la muerte.

En cuanto al ajo, un condimento corriente en la comida de las personas, Montero explica que el tiosulfato que tiene como componente, al igual que la cebolla, puede provocarles insuficiencia renal y hasta anemia. “Los signos de intoxicación con ajo son diarrea, vómitos, pérdida de apetito, dificultad respiratoria y sangre en la orina”, dijo a Emol, aconsejando un traslado inmediato a un veterinario si se presentan estos síntomas en un perro.

“Los animales no asocian comida con placer, ya que para ellos lo que comen solo es un medio de subsistencia. El placer lo obtienen de estar saludables y de jugar con sus amos”, aseguró, indicando que el único momento en que se les puede dar comida, fuera de horario, es la recompensa para facilitar un aprendizaje. ¿Por qué les gusta pedir comida, entonces?

Quienes están muy apegados a sus perros, deben tomar en cuenta que ellos pertenecen a especies que viven en grupos jerarquizados. Es decir, manadas en las que existe un macho alfa, que está encargado de la reproducción y tiene acceso prioritario a los alimentos.

“Así que un perro que pide comida cuando estamos sentados a la mesa, puede estar haciéndolo por razones que no son ni la glotonería ni el hambre, sino para demostrar que tiene acceso a los recursos del grupo”, explicó la veterinaria.Asimismo, Montero pidió tener cuidado al adoptar a un perro, y tratar de ganarse su cariño y confianza a través de la comida, ya que se crearán hábitos que podrían terminar en problemas de comportamiento.“Los hábitos se adquieren rápidamente mientras el dueño intenta complacer a su perro, satisfaciendo varias de sus demandas de alimento, y este, por su parte, intenta obtener un estatus social lo más elevado posible. Cuanto más se relaciona con sus dueños a través del regalo alimentario, más difícil resulta la relación”, advirtió.